Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

Saturday, November 05, 2011

, , , ,

Critica MIDNIGHT IN PARIS

Share


Titulo: Midnight in Paris / Medianoche en Paris
Director: Woody Allen
País: Estdados Unidos
Género: Comedia
Guión: Woody Allen
Fotografía: Darius Khondji
Música: 
Sinopsis Un escritor norteamericano algo bohemio (Owen Wilson) llega con su prometida Inez (Rachel McAdams) y los padres de ésta a París. Mientras vaga por las calles soñando con los felices años 20, cae bajo una especie de hechizo que hace que, a medianoche, en algún lugar del barrio Latino, se vea transportado a otro universo donde va a conocer a personajes que jamás imaginaría iba a conocer.


El caso de Woody Allen peca más de irritante que de curioso. Y es que para nadie es un secreto que el veterano realizador tiene a cuestas un gran número de pasadas obras maestras del genero y de la cinematográfica norteamericana, y gracias a su descomunal ego —aunque él quiera demostrar lo contrario— ha desarrollado una brillante fórmula que todos sus partidarios y seguidores han venido alabando durante años; filmar la misma película, hablar de los mismos temas, con los mismos tipos de personajes, pero en locaciones diferentes. Tal situación no parece molestar a la audiencia, que disfrutar fervorosamente de las constantes entregas fílmicas del realizador, y eso le viene muy bien al director que en nuestros días intenta pasar de listo y bohemio de la manera más fácil. Lo que me parece realmente curioso, es que el espectador le reciba con los brazos abiertos —sin tambalearlos ante la duda—, como si hoy en día fuese un pecado juzgar el trabajo de Allen, ¿acaso pasaríamos de incultos si rechazamos las películas insuficientes de Allen?


Pues eso es precisamente lo que yo veo en las últimas películas del director, que nos grita en cada línea y en cada fotograma que si no te gusta esta supuesta obra erudita con dotes de comedia inteligente, entonces no eres tan intelectual como pretende ser su realizador.

Encandilados por los brillos de Paris

Midnight in Paris, como lo dije antes, es la sucesión del método de Allen. La película incorpora la trivial historia sobre relaciones humanas de diferentes personajes y le añade el ente protagónico y cegador a la propuesta, el sitio o el ambiente en donde se desarrolla la historia, en esta ocasión, Paris. Tal como sucedió en Barcelona con Vicky Cristina Barcelona (2008) y sucederá en Roma con Bop Decameron (2012), la ciudad toma el protagonismo con su incuestionable belleza estética y confunde con sus brillos la originalidad con la materialidad. Midnight in Paris, pese a todo, presenta una interesante premisa, pero lamentablemente allí muere todo. La película que intenta romper el molde, e intenta presentar una idea desinhibida de toda anécdota histórica y lingüística, carece de emoción, de simpatía y sobretodo de tensión.  La historia de este hombre que cae bajo un hechizo y se ve transportado a otro universo donde conoce personajes que admira y que le ayudaran a redirigir su vida amorosa y su inspiración laboral, me resulta de lo más tonto que he visto en los últimos años. Y esta afirmación no se basa en la forma de la propuesta, al contrario, me gusta mucho ésto de la interacción de las grandes mentes bohemias del pasado, pero lo que rechazo es la increíble carga de diálogos sin vida que emiten estos personajes. Allen se empecina tanto en alardear de su gran horizonte cultural y olvida totalmente en como salvar esta película que desde la primera noche parisina, está destinada al fracaso. La historia de amor finalmente no llega a cuajar, el desenlace es tan predecible como irrelevante. Lo único suculento son las personalidades que encarnan el reparto. Un atípico pero brillante Owen Wilson y un repertorio actoral conformado por McAdams, Cotillard, Sheen y Bates que navegan entre lo aceptable y lo olvidable.

Midnight in Paris, es irregular y con múltiples huecos argumentales en su desarrollo. Su guion que muchos citan como extraordinario y original, es realmente vacio y simple. Basta con señalar la banal e insignificante representación de  estos personajes de la historia (Picasso el mujeriego, Hemingway el borrachín impredecible, Dalí el trastornado y Buñuel como un tremendo tonto), que en vez de ser una representación caricaturesca como se le juzga, es más bien algo desconsiderado y grosero. La anécdota de Buñuel y El Ángel Exterminador es realmente penosa, de lo más bajo que ha escrito y hecho Allen en su carrera.

Pero, Midnight in Paris, me gusta, porque me permite apreciar con más esplendor, las inmensas diatribas en que se encuentra el actual cine de Allen. Decir que el maestro de las grandes comedias del desamor haya concebido grandes películas en el pasado, es totalmente aceptable, pero de ahí a decir que sigue proyectando esa misma maestría, es ridículo. Midnight in Paris carece de humildad, de simpatía y sobretodo de un buen argumento que la respalde. Es una película astuta en el sentido en que intenta engañar al espectador, pero reprochable en el sentido en que pone las cartas sobre la mesa y te engaña con la viejo coartada de hacer pasar como magia lo que realmente es truco. Ya veremos que nos deparara el futuro cine de Allen, y en que página de su guía turística recaerá su atención en los próximos años.  

Nota: 5.0/10

8 comentarios:

El Joven llamado Cuervo said...

Ja! Qué buena crítica, maestro! Aunque yo debo decir que si me gustó la película, digo, me entretuvo. Un abrazo.

daniel said...

Si bien a mi tampoco me dejo alucinado como a muchos, no me parece un trabajo irregular, por el contrario, me parece una de las mejores peopuestas de Allen desde Match Point.
Un saludo José.

General Urko said...

Woody Allen termina siendo igual que el personaje de Michael Sheen: Pedante y aburrido.

Hogar De Cine said...

Muy buena critica. Hace tiempo que he querido ver esta película y no he podido. Me han contado de que es una de las mejores películas de Woody Allen, eso espero...
Saludos y espero que pases por mi Blog

panccio said...

nueeeevamente super deacuerdo con la critica. he de decir que al verla publicada en el blog, tuve miedo que fuera bien criticada... porque la odie demasiado.
es increible que un director de esta altura (por sus obras maestras pasadas) caiga tan bajo con una pelicula tan vacia como esta.
tan desastroza y decepcionante como "sleeping beauty", que al igual que midnight in paris, era esperadisima.
saludos y que sigan las criticas!!!

Neri Yahir Martínez said...

"Lo que me parece realmente curioso, es que el espectador le reciba con los brazos abiertos —sin tambalearlos ante la duda—, como si hoy en día fuese un pecado juzgar el trabajo de Allen, ¿acaso pasaríamos de incultos si rechazamos las películas insuficientes de Allen?
Pues eso es precisamente lo que yo veo en las últimas películas del director, que nos grita en cada línea y en cada fotograma que si no te gusta esta supuesta obra erudita con dotes de comedia inteligente, entonces no eres tan intelectual como pretende ser su realizador."

Bueno, ya sabemos que para opiniones, cada quien tiene la suya. Sin embargo, no entro en esta curiosa calificación que has hecho. MIP me parece la mejor peli de lo que va del año, y permíteme decir que en ningún momento lo dije por querer parecer intelectual. De hecho, me atrevería a decir lo contrario, Midnight no es una película para intelectuales, ni para que aquellos que no lo somos o que nos lo queramos creer por una ínfima cantidad de tiempo. A mi me gustó por su frescura, por las veces que me hizo reír, por tener a una preciosa Cotillard, y más que nada por hacerme interesar en leer al menos un libro de Hemingway, ¿me explico? No es necesario saber (o aparentar saber) las vidas de dichos personajes para poder decir que MIP ha gustado. Así se hubiera hecho una situación con otro tipo de estrato diferente al literario o pensamiento, me seguiría gustando siempre y cuando conservara la MANERA de contar la historia. Que te haya parecido plana, hueca e irregular, es caldo de otra olla; pues aquí entra la diversidad de opiniones; como dije, en lo único que no estoy de acuerdo es en la idea que plantas sobre el "porqué" pudo haber gustado a tanta gente. Saludos ;)

Patricia said...

Hola José, me la leí entera antes de hacerte este comentario y después de la discusión del grupo. Antes que nada, cualquier apreciación es personal y creo que en muchas cosas tenés mucha razón...que guste o no es otro tema. De hecho, cualquiera que la haya visto sabe que lo ve a Wilson pero lo escucha a Allen.
Ahora bien, sí es una caricatura pero está bien que lo sea porque se trata del punto de vista de un escritor medio pelo que no encuentra inspiración y siente profunda antipatía por lo que le presenta el círculo de su novia. Claro que no es justificación para que sea eterna, digo que tiene una justificación narrativa y nada más.
Dalí me gustó porque amo a Adrien Brody y la verdad es que me conmueve porque es lo primero que me pasa cuando consumo sus obras (porque sí, los conocía a todos y no me creo superior ya que son como bastante famosos, ¿No?). Es una fábula muy naive como para encontrarle una profundidad metafísica (que muchas veces escuché que se empeñaban en encontrarle). Vuelvo a decir que Allen ha tenido una gran etapa, que no es ésta, pero hay una diferencia entre el cine de autor y convertirse en una copia de sí mismo.
Y bueno, también festejo tu opinión por más que me haya gustado la peli.
Saludos

Carlos Wilson said...

Creo que podría criticar a algunos que comentaron esta opinión de un crítico de cine que realmente respeto de lo mismo que él critica en la última película de Woody Allen. Criticar lo que a la mayoría agrada o alabar lo que la misma mayoría no entiende no te hace erudito ni un gran apreciador de cualquier tipo de arte, en la música, el cine y el teatro es muy común esto.
Veo la película de Woody Allen como una historia de una cierta sencillez y rozando la simplicidad que puede ofender a un cinéfilo que acaba de ver la última película de Béla Tarr, de Michael Haneke, de Terrence Malick o de P.T. Anderson, y esa es parte de su gran acierto, tal y como una canción de The Beatles.
No me siento ni más ni menos "culto" por expresar que me agradó y mucho "Midnight In Paris", me hizo agradable el día y subsecuentes conversaciones con amigos sobre lo que sentimos tras verla, no puedo creer lo que voy a escribir pero en esta ocasión no puedo estar en más desacuerdo con el escritor de este muy buen blog.