Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

Monday, November 28, 2011

, ,

Critica MEEK'S CUTOFF

Share


Titulo: Meek's Cutoff
Director: Kelly Reichardt
País: Estados Unidos
Género: Drama. Western.
Guión: Jon Raymond
Fotografía: Chris Blauvelt
Música: Jeff Grace
Reparto: Michelle Williams, Bruce Greenwood, Rod Rondeaux, Shirley Henderson, Neal Huff, Will Patton,Zoe Kazan, Paul Dano, Tommy Nelson
Sinopsis: En 1845, un grupo de colonos pioneros recorre el territorio virgen de Oregón guiado por el taciturno Stephen Meek (Bruce Greenwood). En su viaje en busca de la tierra prometida se cruzarán con un nativo americano cuya presencia hará que el grupo se divida: unos depositarán su confianza en el poco fiable Meek, y otros, en cambio, en el que a primera vista podría parecer su enemigo natural: el indio 
Trailer: Meek's Cutoff


Cuando finaliza Meek’s Cutoff, uno trata de dar nombre a esa sensación tan extraña y poco habitual que alberga el inconsciente. Es una emoción ambigua que data en la impresión de un filme que posee una belleza anormal imperante y que difícilmente se puede explicar con palabras claras y precisas. Meek's Cutoff figurando como un western —aunque muchos digas lo contrario— o cómo una road movie, puede fácilmente desinhibirse de estos géneros y presumir e identificarse como un nuevo terreno fértil, una exquisita anomalía  en donde  la directora Kelly Reichardt instaura todo su potencial tras las cámaras.

El camino de Reichardt.

Esta rareza que trasciende entre sus raíces y propone una nueva fórmula —destinada a polarizar la opinión del público— ornamentada con el coraje y la intrepidez de una directora que optó por rodar y aportar algo nuevo al firmamento cinematográfico, posee una formula acertada que glorifica el poderío visual y la estética, que propaga el valor individual referenciando la doble verdad y que pone de relieve el brío y la resonancia femenina ante la figura viril que siempre da cabida a la genuflexión en estos géneros.

La película nos sitúa en 1845, en donde una clásica caravana de varias familias, viaja hacia el oeste con la finalidad de fundar una comunidad. La caravana se mueve bajo la sombra de un guía que fue contratado por los hombres de familia en sus intentos por acortar el paso. Este guía, Meek, no puede finalmente guiar los sueños del aguerrido grupo porque es incapaz de encontrar el atajo para superar el tedioso paso por las montañas.  La situación se complica cuando se acaba el agua y la incertidumbre aumenta, cuando aparece el peligro por la figura de un indio desarraigado y perdido como el resto del grupo. Durante el camino, la autoridad y el mando femenino cobra relevancia, y ante el dilema de la doble moral étnica, el grupo que propende al conflicto, opta por seguir los pasos del indio para llegar hasta el ideal.  


Llena de pensamientos y códigos que vienen a trasfigurar lo habitual y a proponer una nueva mirada mucho más lumínica y poderosa, Meek’s Cutoff, es la película más cara de Kelly Reichardt hasta la fecha. Es ostentosa y sin embargo jamás presume de su megalomanía. Reichardt fiel a sus propósitos, encubre nuevamente la tensión del individuo con su entorno, siempre haciéndose preguntas sobre la piedad y la fatalidad y demás cuestionamientos acerca del mundo y las personas que habitan en él. Siempre concibiendo la verdad como algo ambiguo y cuestionable. Por lo tanto Reichardt jamás da respuesta a estas interrogantes, ya que lo brillante de Meek’s Cutoff, es que propone y no determina, arrojándonos finalmente en medio del oscuro camino en donde apenas se traza una pequeña línea de luz en el firmamento. Así como sucedía en Old Joy (2006) y Wendy and Lucy (2008), los personajes siempre se encuentran ante la incertidumbre de si deben seguir adelante o regresar en medio del camino. Es una fórmula que enaltece la verosimilitud de la vacilación existencial de estos héroes, y la ideología —de Reichardt—  que siempre opera a un nivel estrictamente individual y que representa la versión diferencial de las narraciones progresivas que siempre delinean un horizonte vinculante.  

Esta obra reiterativa del inmenso talento de su realizadora, impone el pulso visual ante la leve superficie narrativa de Jon Raymond (guión), además,  recalca la fijación y el poderío estético, la duración y el magnetismo del plano, las energéticas actuaciones de un reparto que brilla cómo el sol perseverante sobre él, y sobre todo, la sobre calculada dirección de Reichardt que opera realzando minuciosamente el detalle y la magnificencia del espacio captado —que fácilmente se puede asemejar con un fresco de inigualable hermosura—.

Este western irreverente, pausado, contemplativo, lleno de silencios profundos y de una hipnosis mágica que jamás da lugar al onanismo, brilla cómo una obra de arte recién descubierta. Pero brilla únicamente para aquellos que saben en dónde mirar, para aquellos que no apelan por las formulas antes concebidas y que son capaces de entregarse a este minimalismo nunca antes encubierto en el género. Para unos será una simple y vacía película —como muchos la llamaran, pero para otros privilegiados, puede ser una pieza pequeña de orfebrería, dotada de mucho valor.

Meek’s Cutoff, siempre optando por el realismo extremo como único recurso expresivo, viene a representar la grandeza y la nobleza del talento de Kelly Reichardt. Es una película que hay que ver y sobre todo, reflexionar. Que esconde una vacilación sobre sus raíces argumentales y que reitera ese marco personal y distintivo de una directora que siempre imprimirá su leal formula y nos regalara sus extrañas películas. Vigorosa y original.  

Nota: 8.0/10

4 comentarios:

Carlos Andrés said...

No leeré aún la reseña, apenas la vea esta semana me pongo a ver tu opinión. Quería verla antes de la entrega de los GOTHAM, pero no tuve tiempo. Vista The tree of life, Meek's cutoff y Beginners descargadas, sólo me faltaría Take shelter y la segura ganadora The descendants.
Saludos.

Mario said...

Tengo también ésta cinta y no la creía tan espectacular aunque había leído cosas positivas, tu reseña como siempre me deja alerta, con mucha curiosidad. Me encantan los western y me gusta la innovación, que mejor que encontrarla ambas características en un único lugar, una apuesta como dices peculiar. Minimalista con pretenciones. Muy interesante. Un abrazo.

Mario.

Manderly said...

Tengo ganas de verla, porque he leído buenas opiniones sobre ellla. Además Williams es una actriz en alza y me gusta bastante.
Un saludo.

Fando said...

"Es ostentosa y sin embargo jamás presume de su megalomanía". He ahí el punto, el gran punto.

Excelente como siempre mi estimado José.