Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

Friday, May 13, 2011

,

Critica LES AMOURS IMAGINAIRES (Los amores imaginarios)

Share

Titulo: Les amours imaginaires
Director: Xavier Dolan-Tadros
País: Canadá
Genero: Drama
Guión: Xavier Dolan-Tadros
Fotografía: Daniel Belza, Fabio Bobbio
Música: varios
Reparto: Xavier Dolan-Tadros, Niels Schneider, Monia Chokri
Sinopsis: Narra la historia de tres amigos íntimos que se ven involucrados en un triángulo amoroso. Preestrenada en el Festival de Cannes (sección Un Certain Regard).








AMORES PRECOCES EN LA GIGANTESCA NADERÍA.

Aquel glorioso poema de Jorge Riechmann titulado “Los Amores Imaginarios”, parece ser el punto de partida para el segundo largometraje del director canadiense que dio mucho de que hablar el año pasado; me refiero evidentemente al excéntrico Xavier Dolan-Tadros, el mismo que salpico el panorama cinematográfico con aplausos y galardones por haber dirigido, escrito y  financiado su primer largometraje titulado paradójicamente “J'ai tué ma mère (Yo maté a mi madre)”.  El joven que nos mostraba su agudo criterio artístico en su opera prima, retrata en esta oportunidad los amores concebidos, vividos y consumados en la mera imaginación de sus interpretes, y su extenuante riña —a veces bélica— por transfigurar lo utópico en realidad. La propuesta es —aparentemente— sencilla, un triangulo amistoso que se torna amoroso para dos de los entes. El quimérico trio engendra entre sus encuentros una celestial conexión en donde Francis (Xavier Dolan) y Marie (Monia Chokri) se rinden ante la fascinante obsesión que siente por Nicolas (Niels Schneider). De inmediato la disputa por la conquista de su presa se dispara entre Francis y Marie, pero Nicolas —que se percibe tanto bisexual como asexual— solo da cabida a una pintoresca amistad. Entre sus singulares secuencias atestadas por el estilismo del realizador, aparecen pequeños testimonios anecdóticos que documentan lo doloroso de la perdida y el desamor.  Este acompañamiento se nivela justamente con el argumento central, ratificando que el amor y el deseo, resultan vitales para el hombre, pese al dolor y el deterioro que produce a su paso. Tal premisa, un tanto sugestiva, desaparece completamente en un decepcionante desarrollo que deja un tratamiento narrativo plúmbeo y vacío. Xavier Dolan se preocupa tanto por dejar su huella indeleble en cada secuencia, que opta por plasmar —y prostituir— sus influencias por la estética vintage, los filmes de Wong Kar Wai y Jean-Luc Godard y olvida absolutamente que debe profundizar y explotar la propuesta argumental. Quizás allí es donde radica la diferencia entre este largometraje y su opera prima, en donde el plato principal eran los oscuros encuentros entre un adolescente y su madre en donde el amor y el odio no se distinguían. “Les amours imaginaires”, nos ofrece meramente una historia banal y corriente, trasformada en bohemia, digna del original video arte que finalmente aburre y empalaga por su decepcionante tratamiento. 


Puntos positivos, los actores protagónicos  dignos de ver en pantalla especialmente la bella y talentosa Monia Chokri, y su selección musical que me resulta memorable (recalco la exitosa selección de los temas de The Knife, Indochine y Bach). Puntos negativos, el abandono y la carencia de ganas por ahondar argumentalmente en la propuesta, falta imperdonable que hace que no me crea absolutamente nada de lo que se me muestra en pantalla, ya que este supuesto amor contado de manera tan pintoresca y grandilocuente navega en la nadería y se sirve únicamente para que el realizador exponga en cada fotograma su habilidad artística que finalmente resulta pretenciosa, irritante y hasta pedante. Por su manera de narrar el relato, y sus dotes artísticos, la película obviamente puede calar en el publico juvenil; no es una revelación afirmar que hoy en día el publico es seducido primordialmente por brillos y luces artificiosas y no por un argumento desafiante y explotado como Dios manda. “Les amours imaginaires”, película pequeña pero pretenciosa. Segundo largometraje de un realizador que quiere retratar sus propias vivencias y banalizarlas a la exclusividad y el narcisismo. Excéntrica, estrafalaria e inconclusa. Película en donde no importa lo que relata, sino como se relata; es decir, una película insuficiente.


NOTA:5/10


2 comentarios:

Giancarlo Verástegui said...

Pues para mí es una película más que suficiente... Xavier Dolan, demuestra nuevamente un óptimo talento visionario agudeza cinematográficam acentuando que "J’ai Tué Ma Mère" no fue tan sólo la suerte del principiante.

Por si te apetece te dejo la crítica que realizé un par de semanas atrás.

http://giancacinemusica.blogspot.com/2011/03/pelicula-del-dia_30.html

Tanti Saluti José!!!

Arion said...

A mí me han gustado las dos películas de Xavier Dolan y espero que la tercera sea también una grata sorpresa.

Saludos,

www.artbyarion.blogspot.com