Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

Tuesday, March 29, 2011

,

Critica LA VIDA DE LOS PECES

Share
Titulo: La vida de los peces
Director: Matías Bize
País: Chile
Genero: Drama
Guión: Matías Bize, Julio Rojas
Fotografía: Bárbara Álvarez
Música: Diego Fontecilla
Reparto: Santiago Cabrera, Blanca Lewin, Francisca Cárdenas, Pedro del Carril
Sinopsis: Andrés (Santiago Cabrera), que vive en Alemania desde hace diez años, regresa a Chile para cerrar su pasado antes de asentarse definitivamente en Berlín. Durante la fiesta de cumpleaños de uno de sus amigos, entra en contacto de nuevo con el mundo que abandonó e incluso vuelve a ver a Beatriz (Blanca Lewin), su gran amor. Ese reencuentro podría cambiar la vida de Andrés para siempre.

LA VIDA SECRETA DE LA SOLEDAD

La vida secreta de la soledad”, podría también titularse la actual apuesta cinematográfica de Matías Bize; ya sea por la enorme melancolía que desprende su articulado argumento, o bien por su rotunda representación de personajes que llevan a cuestas un inmenso dolor por la perdida de viejos amores, de antiguos amigos, o precisamente, por la idea rotunda de una felicidad jamás concebida. La vida de los peces” nos sitúa en una fiesta en donde Andrés, un periodista chileno radicado en Berlín, quien, después de 10 años sin ver su país y sus amigos, se reencuentra con estos en esta celebración. Justo al despedirse, y en el camino hacia la salida, tendrá un encuentro determinante con su amor del pasado (el único realmente en su vida), Beatriz. El dilema amoroso entre ambos será el plato principal de la película, mientras que otros temas bien desarrollados, como la perdida de su mejor amigo, la nostalgia por el pasado y la cruda impotencia ante los confines de la vida; aderezan sutilmente la propuesta, obteniendo como resultado, una película con un notable argumento y una atmosfera tensa y triste. La película trascurre totalmente en la casa en donde se realiza la celebración, mientras que Andrés –el turista- vaga entre pasillos y habitaciones, encontrándose con amigos y recuerdos, y trastocando viajas heridas que al parecer, nunca sanaron. “La vida de los peces” cuenta con un guión muy equilibrado, que sitúa toda su perspicacia (aquí es donde radica el mayor de su éxito), en retratar con suma sensibilidad y una honestidad brutal, esta sencilla trama que se regodea en su propia simplicidad, y apunta a contarnos sin artificios, trampas y mas subtramas de relleno (ficción), una historia intimista; que se gana al publico, por su encanto estético y musical, por su argumento veras, y por sus personajes que rebosan autenticidad y se perciben creíbles y reales. Matías Bize, aún sumergido en sus obsesiones argumentales, da un paso más allá al equilibrar con suma armonía los puntos empíricos de su guión, y toma esta sencilla y usual historia (las mismas con la que cargan las personas en cualquier calle) y la lleva a terreno cinematográfico convirtiéndola en un ejercicio artístico sobre la realidad y la intimidad, con moralejas y metáforas, que bien representan al cine de autor contemporáneo, pero también pueden recordar al cine de antaño occidental. Su película, bien podría ser una road movie, en donde su protagonista emprende un escabroso y doloroso viaje hacia la salida (¿podrá salir ileso?) y cuyo único camino o recorrido, serian los oscuros rincones (saturados por la luz de la celebración) de una gran casa, en donde charlar y recordar viejas vivencias con antiguos compañeros, reencontrarse con el amor perdido, contemplar la huella incesante por la muerte de un mejor amigo, escuchar una canción en vivo o incluso contemplar la vida de los peces en un acuario, llega a doler y lastimar. Una propuesta argumental original y sencilla,  que puede sorprender a espectadores demandantes de esta clase de cine radical; que refiere acordemente, un ejemplo más austero y decisivo de las maravillosas tramas de Isabel Coixet. El trabajo actoral, aquí, es imperante, y todo gracias a la franqueza de su argumento y el poderoso trabajo de dirección actoral. 




Sus protagonistas consiguen un equilibro genuino en pantalla, junto a todo el reparto que ejecutan su trabajo, con una naturalidad extrema. Visualmente estimulante, gracias a primeros planos tenuemente pincelados por la buena atracción de la luz y enfoques precisos que ensalzan los movimientos de cámara, permitiendo un aceptable diseño de fotografía. Su música, consigue simbolizar muy bien los temas que aquí se representan.

-A veces pienso, hay gente preocupada por subir fotos suyas vomitando o un video porno de un ex, ¿a quien le importa la vida de los otros?
-¡A mucha gente!
-No en serio, ¿a quien le importa si estoy borracho en un estacionamiento y eso esta en Internet?
-¡A la gente que te quiere! 

La vida de los peces”, es buen cine sudamericano. Una pequeña película intimista y bien lograda, que triunfa en su simplicidad y en profundizar argumentalmente, en temas que ni las más grandes producciones tocan. Una película triste y desoladora, que no necesita de hechos trágicos o crueles para impresionar o sensibilizar. Una película que es absorbente, veraz y franca, que se aleja de estereotipos, clichés y artificios. En estos días de escasez, estas cualidades de agradecen.

Nota: 7/10

2 comentarios:

daniel said...

Totalmente de acuerdo en tu critica... Una gran pelicula sudamericana, muy intimista, muy bien lograda; con un hálito de nostalgia que sabe ganarse el aprecio del espectador. Un guión preciso y unas actuaciones bien encaminadas... Sali satisfecho tras su visionado. Y a destacar ademas el soundtrack.

Saludos!

Dialoguista said...

La terminé de ver hace media hora. Quede encantada. Lo que no quita que le vea algunos fallos. Mi nota es mayor, un 8. Mis palabras serán un poquito más críticas. jejeje Suena tan contradictorio ¿no? así somos jejeje
Película para recomendar con ganas, de eso no hay dudas ;)