Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

Friday, February 12, 2010

Critica UN PROPHÈTE / Un Profeta (nominada al CEHÖ AWARDS como Mejor Película)

Share

País: Francia
Genero: Drama carcelario.
Director: Jacques Audiard
Guión: Jacques Audiard, Thomas Bidegain
Reparto: Tahar Rahim, Niels Arestrup, Salem Kali, Alaa Oumouzoune


Critica:
Nota: 9/10
“¿Qué eres? ¿Un profeta o que?”
Paradójicamente, en esta misma temporada, se exhibe en cartelera el último film de Clint Eastwood titulado Invictus; extraña peripecia que ejemplifica la notable hazaña de Nelson Mandela convertido en presidente de Sudáfrica, luego de salir de la cárcel. Mandela expone que el periodo en prisión, es una etapa de transición y constante educación en la paciencia y la perseverancia. Una posición basada en ideales discrepantes, si se le compara con la pequeña historia de este joven magrebí, el cual sus compañeros llaman El Profeta. La prisión es la prisión aunque sea en contextos y culturas diferentes. Para Mandela significo –según sus propias palabras- un periodo de reflexión y evolución, y para el joven Malik esos seis años en prisión, sirvieron como un periodo de metamorfosis, del pobre diablo iluso, al implacable malhechor, de la inocencia a la cúspide de la delincuencia.

Jacques Audiard (director), sabe muy bien lo que hace. Basándose en un drama carcelario, el director opta por un tratamiento que omite todos los estereotipos del subgénero, dejando a un lado el dramatismo convencional con el que muchos directores se apoyarían, ya que es la salida mas fácil para conseguir la optima resolución del mensaje; pero, de fácil no puede ser tildada una producción y un guión como esté; lo cierto es, que Un prophète, es una gran hazaña cinematográfica, tan autentica, sorprendente y absorbente, que es imposible apartarla del rango “de las mejores producciones del 2009”.
Audiard nos induce en el argumento de manera cruda pero realística, sin artificios ni embrollos. Todo comienza cuando un joven (Malik El Djebena) de 19 años de origen magrebí, ingresa en prisión para cumplir una pena de 6 años. Malik es un don nadie, no sabe leer ni escribir, no tiene familia ni amigos. Pero pronto Malik descubrirá la verdadera esencia de este terreno hostil y emprenderá un cambio y un camino en donde será capaz de hacer frente a los miembros de la mafia corsa, con el fin primeramente de sobrevivir.

El film retrata lo que ocurre en el trascursos de esos seis años, la ascensión de Malik en las mafias internas, las condiciones pavorosas y precarias, los asesinatos, las violaciones, el narcotráfico, pero todo embalsamado por el pulso filosófico y hasta a veces metafísico de Audiard, quien al contar sin tapujos esta realidad carcelaria, realiza una metáfora de la sociedad actual. Los muros y los barrotes son solo un simbolismo, el cautiverio lo padecemos todos los humanos mientras vivimos abrazados en una sociedad naturalmente corrompida y que nos obliga a perder la esencia de la inocencia, el único fin es sobrevivir sin importar a quien nos llevemos por el camino.

Malik debe pasar pruebas que marcaran su existencia, estas marcas lo acompañaran por el resto de sus días, pese a que el joven se convertirá en un mafioso aparentemente sin escrúpulos. El film tiende a retratar escenas alegóricas, en donde la presencia de los caídos no se separa del cuerpo ni del recuerdo de Malik, un método muy logrado para conseguir expresar el grado de aislamiento, entre la verdadera naturaleza de este joven y el tipo de hombre en que debe convertirse con obligatoriedad.
Es evidente que esta película es un medio de denuncia, de cómo las cárceles no regeneran a los reos, pero sobre todo es una producción tan calculada y conseguida, que pese a su extenso metraje, no consigue flaquear en su ritmo ni en su argumento. Aquí lo realmente sorprendente de ver es como este joven absorbe lo mejor y lo peor de la mafia corsa, para convertirse en su único líder, y lo realmente sorprendente de analizar, es como Audiard inquiere con suma intensidad poco vista en la actualidad, en el perfil y la psicología de los personajes y sus movimientos y sus silencios.


El film esta protagonizado por el debutante Tahar Rahim, su trabajo es lo más cercano a la perfección actoral en estos días, con pocos diálogos el actor se carga a su personaje trasmitiendo con gestos y maniobras actorales el 100% de lo que siente Malik en cada una de sus situaciones. Audiard confiaba plenamente en Rahim al otorgarle el personaje masculino más importante de los últimos años en la historia del cine, y Rahim sobresale durante todo el metraje, con carisma y realismo el actor se mete por completo en su personaje y regala al público una experiencia punzante y casi imposible de olvidar. A él, se le suman los veteranos Niels Arestrup y Adel Bencherif.


La fotografía es un ente casi viviente, que se siente y se percibe con naturalidad, en sus sombras, sus pasillos oscuros, las estaciones del año que denotan el pasar del tiempo, el día soleado de la libertad y las constantes noches oscuras del cautiverio. La minimalista composición de Alexandre Desplat eleva increíblemente la tensión de cada escena en donde reluce la partitura insertada cuidadosamente, bajo la notable técnica de la edición que juega asertivamente con el propósito de Audiard.

La película aunque trata de un tema carcelario, se separa de tal subgénero, por ser una obra maestra conceptual del modernismo, una película reflexiva que gana terreno emocional al retratar personajes y situaciones castrados emocionalmente. Una suprema maravilla.

Lo Mejor: Lo grandes momentos de tensión, junto a la mano savia de Audiard, la reveladora actuación de Tahar Rahim y ese plano final memorable.
Lo Peor: Que la película sea vendida como una obra épica, un thriller violento y crudo como The Godfather, cuando Un Prophéte opta por un tratamiento reflexivo y dramático -sin dramatismos- que puede no gustar al publico que atrae la propaganda.


9 comentarios:

redna said...

La vi hace unas cuatro semanas y me parecio justo lo que resaltas en el apartado malo. La Gomorra de este año.

Por ello quiero verla otra vez, en un momento mas tranquilo y despues dare mi opinion definitiva.

Saludos.

Pd: donde conseguiste Fish Tank? yo no la encuentro por ningun lado.

Pd2: Cual es la fecha limite para enviar las obras del directed by?

Giancarlo Verástegui said...

Película potentísima, puro síntesis de realismo, sin la lugar a dudas la mejor producción del 2009... una verdadera obra maestra que nos hace conocer el sorprendete talento de Tahar Rehim que a su vez realiza la mejor performance del año.
Muy buena reseña.

Saludos!!

marichuy said...

Gracias por su excelente reseña. Desde acá de este lado del Atlántico, yo sigo a la espera que alguno de los iluminados que regentean la distribución de cine en México tenga a bien programarla; como decimos acá. se me queman las habas por verla. La anterior obra de Audiard está entre mis favoritas (“De latir mi corazón se detuvo”).

Saludos

PS Tahar Rajim tiene un algo, que no sé definir, peor que lo hace muy atractivo en pantalla

mge said...

Acá otro que se suma a la lista "que Un Prophete cruce el atlántico de una buena vez"

Queremos verlaaaa.

Express91 said...

Excelentge critica, como siempre muy detallada y siempre presente tus pensamientos. Sobre lo peor que señalas debe de tratarse a una publicidad destinada a vender solamente. Quiero ver pronto esta película.

Saludos!

ArturO said...

Pues si me gusto, mas a regañadientes. Es que la mitad del film siento que intenta contar demasiado y se queda corto. Y por lo tanto le sobran cosas de metraje y guion, pero pues en gustos se rompen generos...
Saludos...
Pasate x mi top10 del año pasado :P

http://littlespotless.blogspot.com

Silvio said...

"Es evidente que esta película es un medio de denuncia, de cómo las cárceles no regeneran a los reos, pero sobre todo es una producción tan calculada y conseguida, que pese a su extenso metraje, no consigue flaquear en su ritmo ni en su argumento".

Gran extracto de su crítica, muy buena por cierto. Un abrazo.

Claudio said...

Revela la fragilidad, que somos rompibles y quebrantables, cuando estamos expuestos a crisis.

Adhara said...

Un auténtico peliculón, la universidad del talego sin anestesia. A mi me gustó mucho más "Un profeta" que "Gomorra" jejeje
Excelente post. Saludos!!