Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

Friday, January 15, 2010

Critica INVICTUS

Share

País: Estados Unidos

Genero: Drama / Biográfico / Racismo

Director: Clint Eastwood

Guión: Anthony Peckham

Reparto: Morgan Freeman, Matt Damon


Critica

Nota: 6.5 /10

“Soy el dueño de mi destino, soy el capitán de mi alma”

Clint Eastwood, para muchos –y para mi- es uno de los directores mas importantes de la actualidad, por su agudeza, por su austeridad, por su estilo y tratamiento, por su magnanimidad artística y por lograr rescatar y convertir un guión con fallas, en una obra realmente impresionante. Clint Eastwood por todo esto viola aquella vieja ley que dice “que todo lo que va mal ira mal”, Invictus es prueba de ello, un guión que retrata hechos verídicos y relevantes, pero que opta por un tratamiento que intenta hundirlo en sus fallas rítmicas, no termina por hundirse del todo, gracias a la grandeza del viejo tras la cámara, Eastwood logra sacar a flote –pese a un esfuerzo casi sobrehumano-, esta película, y consigue que sea apreciada y aceptada de manera justa y gratificante. Aun así, Invictus, que cuenta la notable hazaña de Nelson Mandela, por consolidar un país separado por el color de piel, se torna angustiosa, debido a la metamorfosis que experimenta pasada la primera hora del metraje, en donde, de un biopic aceptable y fiel, se transforma en una hora de un simple drama deportivo, que hace que me sienta confundido y perdido, hace que este presente ante dos películas totalmente diferentes: la primera un drama histórico y social que nos induce en los primeros días y primeras decisiones del mito Mandela, en la presidencia de Sudáfrica, retratado como se suele hacer en los biopic, “el hombre que fue grande es expuesto y personificado como un Dios intachable”, cosa que pongo en duda ya que viola y se olvida el humano que existe tras la figura publica –pese a la constante sobreexposición del hombre abandonado por su familia que ya es un cliché del mismo Eastwood”-, la segunda película a la que cariñosamente llamo “las peripecias de Mandela en la cancha de Rugby”, es solo una sucesión de escenas deportivas de cómo inesperadamente –ya que no se expone la preparación y transformación- un grupo deportivo que era calificado de insuficiente, gana el campeonato mundial de Rugby, tras la victoria final, y el trofeo sobre las manos de los jugadores en símbolo de victoria, uno se pregunta ¿Era necesaria esa segunda hora? ¿Qué ya no sabíamos que esto había sucedido? ¿No era mejor que se hubiese expuesto los temas sociales y económicos que este hecho conllevaría?.


Aplausos para Eastwood quien dirige como el maestro que es, deslumbrante su trabajo como director incluso moviéndose en terrenos inciertos como lo es el drama deportivo. Pese a sus errores, Invictus consigue conmoverme, gracias al mensaje que implanta de lucha y optimismo y gracias a sus escenas dramáticas ensalzadas con la desigual partitura. Una edición majestuosa, planos y enfoques que juegan en orden de la tensión del filme. Morgan Freeman, como Mandela, es tan creíble, que me cuesta divagar en la calidad de su exacta actuación. Matt Damon ejecuta uno de sus trabajos más solventes, y satisfactorios de su carrera.


Invictus, sufre de una bipolaridad argumental, que la desvirtúa en su contenido, pero que alcanza cierto nivel apreciable gracias al tratamiento que Clint Eastwood le aporta. Una película con grandes cualidades técnicas como actorales, una pelicula que pudo ser algo realmente notable y grande, pero que termina por flaquear gracias a sus desvariansas, y la extrema sordidez nacionalista que pretende infundar tras una mirada antirracista. Una película que le falta intensidad narrativa y que le resta minutos de metraje en la cancha de Rugby.


Lo Mejor: La primera hora de metraje, donde se nos induce en lo que parecía ser un biopic fascinante oriundo de un realizador fascinante.

Lo Peor: Esa segunda hora de metraje, momento de desequilibrios argumentales, de inestabilidad de tensiones y escenas deportivas interminables que consiguen en mi, un somnoliento.





5 comentarios:

Kinezoe said...

Con Eastwood está sucediendo algo parecido a lo que pasa con Allen: cada película que firman es poco menos que una obra maestra de cara a la crítica. Y está más que demostrado que ambos son unos grandísimos realizadores, pero ni mucho menos creo que todos sus trabajos estén al mismo nivel...

Me gustó leer una crítica sincera. Donde yo vivo aún no se ha estrenado, así que todavía no puedo opinar ;-)

Saludos.

Xavier Vidal said...

Bipolaridad--- también decían que Changeling estaba descompensada, y a mi me parece bastante perfecta... vaya, que hasta que no la vea no diré nada. Apunto tu 6'5...

Saludos!

redna said...

Uff. Hay una diferencia. A mi me conmovio la historia. Me llego hasta lo mas pronfundo de mi ser. Comparar esta pelicula con el resto de los films de Eastwood es inevitable pero hay que decirlo: Eastwood realiza la mejor direccion del año, exquisita, cuidada y con una mano magestuosa. Freeman tambien hace una gran interpretacion.

Espero que no falte en los oscar. Sobre Donde viven los monstruos parece que te ha acabado sorprendiendo mas de la cuenta. Cuando me comentaste que estabas muy de acuerdo con tu comentario esperaba una critica que masacraba a la pelicula. Veo que al final has realizado una critica con la que me entran todavia mas ganas de ver el film otra vez, por si me confundi de sala.

Gran seccion de bso tambien.

Saludos compañero.

victor said...

Invictus: "Mucho rugby y pocas nueces.".

Salvo alguna que otra excepcion ;-) esta peli ha gustado bastante a los criticos de muchocine.net:

http://www.muchocine.net/criticas/11522/Invictus/sharp


saludos cinefilos!

Onetwothree said...

A mí me pareció que intentó mezclar demasiadas cosas y se notaba que era un encargo con cierto tipo de directrices.

Técnicamente me parece muy buena, haciendo algunas apuestas en cuanto a planos bastante atrevida para lo que es Clint y la foto como dices muy buena, tanto por los paisajes de Sudáfrica como por cierta escena “nocturna”.

Por cierto, en realidad no hay un buen retrato ni político ni humano de Mandela, porque como político sólo se centra en su utilización como vehículo de unificación el Rugby pero de las medidas políticas, sociales y económicas no se habla en ningún momento, y sobre el apartado humano también falla porque se le presenta como un “semi-dios” sólo haciéndole humano con algunos clichés como “el hombre abandonado por su familia”, “su familia es el pueblo de Sudáfrica”, etc..

Por cierto, lo único que me ha fallado aun siendo Clint es esa banda sonora que a veces llega incluso a ser “popera” pero sabíendo quien es el autor casi que se disculpa el no ponerle pegas.

Un saludo.