Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

Friday, May 22, 2009

CANNES 2009 – DÍA 9

Share

Heath Ledger resucita en Cannes de la mano de Terry Gilliam


Articulo extraído de elpais.com

The imaginarium of Doctor Parnassus contaría como una película más de Terry Gilliam sino fuera por ese extraño suceso que dio la vuelta al mundo. Probablemente pasaría sin pena ni gloria por este festival de Cannes, como un cuento más del único yanqui entre los memorables Monty Phyton. Pero contiene oro. Lleva dentro una presencia ya mítica, la de Heath Ledger. Así que la nueva película de Gilliam, que sigue atrapado por su mundo propio, consiguió ayer emocionar en Cannes con la aparición del último maldito de Hollywood. A fe que tenía magnetismo, a fe que era un gran actor. Distinto, inadaptado y frágil, justo como aparece en ésta su última película. Pero es que hay más. Una extraña y perversa maldición la rodea. Ledger aparece en pantalla por primera vez colgado de un puente. Ahorcado. Le rescatan una panda de cómicos de la legua, que son los titiriteros del doctor Parnassus. "No hemos cambiado ni una línea del guión, ni las alusiones a morir joven, ni nada. Era la película que Heath quería hacer y así la hemos terminado", comentaba esta mañana en Cannes Terry Gilliam. El director recaló en la sección oficial del Festival de Cannes. Lo hizo con algunos frikies como Verne Troyer y demás actores de este duelo entre el mundo real y el viaje a través del espejo. Más enanos, más sabios, más doncellas y príncipes desmemoriados, más decorados que mezclan la basura con los castillos encantados, más mendigos y villanos, mundos y submundos es lo que aporta Gilliam en esta nueva película, que, eso sí, cuenta, además de Ledger, con la aparición estelar de Tom Waits. "Le ofrecí hacer de demonio y aceptó sin leer el guión. Él es el más grande poeta americano vivo", asegura Gilliam. El público recibió esta nueva aventura, más en la línea Las Aventuras del Barón Munchausen que de 12 monos, más en concordancia con Brasil que con Miedo y asco en las Vegas, con aplausos. Algunos fans sin entrada se agolpaban en la puerta a las ocho de la mañana. Ha sido un pase de los madrugadores. Después, Gilliam compareció ante la prensa vestido con un modelo florido para contar los entresijos de este doctor Parnassus, cómo consiguió acabar una película cuyo rumbo quedó torcido y contar la historia de este buen hombre ambulante, monje en su juventud, que viaja en carromato por el Londres de la noche alucinógena con su juego de espejos y su creencia en la inmortalidad a través de los cuentos. Lo de Ledger fue un palo. Pero también un revulsivo. "Fui a hablar con su familia en Los Ángeles y decidimos que la mejor manera de homenajearle sería haciendo la película". Su ausencia se notó. "Era un hombre especial, lo llenaba todo, bromeaba y motivaba mucho a quienes trabajaban con él", comentó Gilliam. Tanto a los veteranos, como el gran Christopher Plummer, como a los más jóvenes. A Lily Cole o a Andrew Garfield, que comparten papel con la estrella desaparecida. El papel de Ledger, a quien el actor proporciona un impecable acento británico, estaba inspirado ni más ni menos que en Tony Blair. "El amigo Tony, qué actuación la suya como mediador en Oriente Próximo. Bombardean Gaza y él va a dar palmadas en el pecho a Bush. Muy bien, Tony, bien hecho", comentaba Gilliam con sarcasmo. Que apareciera ahorcado en su primer plano se inspiraba en el famoso suceso de aquel hombre que trabajaba para el Banco Vaticano. "Me hacía gracia eso". Luego resultó desagradablemente premonitorio. Pero así lo ha dejado Gilliam. ¿Qué mejor manera de agrandar la leyenda? "Lo que más me preocupaba era que la que ha sido la última película de Heath terminara de manera digna, que él quedara bien", asegura el realizador.

3 comentarios:

redna said...

Creo que apesar de lo irregular que eres Gilliam, esto seguro que en esta pelicula has echo lo que tenias que hacer.

Mariano said...

El cine de Gilliam se define con una sola palabra: "especial".. puede que te guste o no, pero es quizá el director más innovador y transgresor que conozco... Siempre me sorprende con una bizarrería tan impenetrable como persuasiva. Muy bien por él... creo que este film va a seguir resonando a lo largo del año...

Anonymous said...

s mas, por parte morbo y experimento, Este podria ser un xito taquillero para Gilliam. Ademas como dice Mariano, Gilliam es transgesor y nunca se repite. En lo personal prefiero su etapa de los 80 con obras como "brazil", pero siempre sorprende de alguna forma