Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

Thursday, February 26, 2009

Recomendación de la semana

Share

TWIN PEAKS (Capítulo piloto).

En esta oportunidad, recomiendo la primera (y creo única) serie televisiva en esta sección. Lo hago, porque la considero la mejor serie que he visto en la caja chica (omitiendo las series animadas ya que Los Simpsons siempre serán mis preferidos), y por la cual me he desvelado numerosas noches. Posiblemente uno de los mejores dramas de la TV, en todos los tiempos, sea Twin Peaks (Picos gemelos) que se las arregló para convertirse en una pieza televisiva desafiadora y única, por no decir inteligente. Retadora y provocativa, la serie permitió ensanchar las fronteras de los dramas de televisión y telenovelas promedio. Programada para aparecer poco tiempo en pantalla, como sustitución momentánea de una serie de la ABC, Twin Peaks atrajo atención de los críticos inmediatamente antes de la primavera de 1990. Todos los especialistas coincidieron en señalar la forma narrativa y el estilo sin precedentes, que desafiaban las convenciones de la televisión convencional, mientras se exploraba en la entronización de un tono mucho más siniestro de lo que era usual en la pequeña pantalla. En pocas palabras, los críticos promovieron la serie como un extraño ejemplo de televisión artística, un espacio que atraería un público más intelectual y sofisticado. Después de la premiere, la serie generó incluso incluso mayor admiración de la prensa, que se colocó incluso más alto de lo que se esperaba, y le entregó un tema de conversación, y de intriga, a toda Norteamérica. El estatus artístico de Twin Peaks provenía sobre todo del linaje de sus creadores, el escritor y productor Mark Frost y el director y escritor David Lynch. Frost era muy conocido por sus trabajos como escritor y editor de cuentos, y por la muy altamente aclamada Hill Street Blues, donde había ensayado las técnicas de la narración coral, u orquestal, en el formato de una serie. Lynch, estaba llevando una de las carreras cinematográficas más excéntricas de Hollywood después de dirigir el filme vanguardista de culto Eraserhead (1978), el filme premiado por la Academia The Elephant Man (1980), el fracaso de ciencia ficción épica Dune (1984), y la muy perversa y artística Blue Velvet (1986). A prominent American "auteur," Lynch was already well known for his oblique narrative strategies, macabre mise-en-scene, and obsessive thematic concerns.

Prominente autor norteamericano, conocido por sus narrativas oblicuas, su puesta en escena cercano a lo macabro, y sus temáticas obsesivas que le permiten colindar con el popsurrealismo, David Lynch ya era un favorito entre los críticos cuando se estrena Twin Peaks. Lo adoraban, sobre todo, por sus personajes a medias entre los angelical y lo maligno. Twin Peaks fue la romántica serie de televisión, y además una película, en torno al agente Cooper, un héroe convencido de que existen los fantasmas y obsesionado con la maldad en estado puro. La serie contribuyó a mitologizar ese sitio conocido como Black lodge, quizás uno de los lugares más desagradables del mundo. Twin Peaks combinaba las fuerzas de Frost y de Lynch, con un extensor reparto de personajes quienes ocupaban un mundo no demasiado distente de aquel pequeño pueblo que Lynch explorara en Blue Velvet. Ostensiblemente concentrada en el género del cine criminal, de asesinatos y misterios, la serie la protagonizaba Dale Cooper, agente del FBI quien investiga un asesinato en la comunidad noreste de Twin Peaks, un pequeño pueblo a solo unas millas de la frontera canadiense. La víctima es Laura Palmer, cuyo cadaver apareció en una bolsa de plástico y flotando en un lago. Cooper descubre gradualmente un barroca y compleja red de secretos y misterios que rodean la muerte de Laura, todos los cuales apuntan a una presencia infinitamente maligna en la ciudad. Rápidamente se integra Cooper a las intrigas melodramáticas de la comunidad, y mientras busca al asesino de Laura rastrea las huellas de Killer Bob, una entidad maleable y aparentemente sobrenatural que habita lo más profundo de los bosques en el Pacific Northwest. Aunque el enigma del asesino de Laura fue el tema que impulsó la popularidad de la serie, Twin Peaks tenía más que ver con obras de corte artístico, en la cual se presta mucha más atención al estilo, el tono y detalles de atmósfera que a la narración o incluso a la solución del misterio. Muchos espectadores se dejaron atrapar por el calculado sentido del extrañamiento, una cualidad que llevó a la revista Time a nombrar a Lynch como "el rey del bizarro". Mientras la serie avanzaba, fueron proliferando los enigmas siniestros que obligaban al espectador a la ambigüedad y frustraban sus esperanzas de descubrir el enigma y clausurar definitivamente el conflicto. La primera temporada culmina con algunos de los principales personajes en peligro y sin que se hubiera proveído solución al asesinato de Laura Palmer.

Como en otros trabajos del autor, en la serie se equilibran la parodia, el pathos y el expresionismo perturbador, de modo que se eluden y burlan las convenciones de melodrama televisivo al tiempo que se intensifican y aparecen como algo extraño, inusual. La primera hora del episodio de premiere, por ejemplo, cubría una sola trama, pues mostraba las respuestas emocionales de la familia y amigos ante la muerte de Laura. Pero a la largo de la serie fueron apareciendo muchas otras líneas argumentales, más afines a la sensibilidad de Lynch. La música de sintetizador y los soñolientos interludios jazzísticos, provistos por el compositor Angelo Badalamenti, también reforzaron la atmósfera bizarra o melancólica. Twin Peaks se constituyó en un enorme éxito internacional, especialmente en Japón. En Estados Unidos, el breve pero intenso éxito de la serie inspiró un ciclo de series que intentaron capitalizar el interés del público por los temas extraños e irreales. Series tan diversas como Northern Exposure (CBS), Picket Fences (CBS), The X-Files (FOX), y American Gothic (CBS) se han visto influidas por Twin Peaks, que había generado a esas alturas una obsesiva cultura de fanáticos y admiradores, quienes insisten en buscar pistas que le permitan desentrañar los misterios ocultos, nunca aclarados por la narración oscura e incomprensible de David Lynch.



Un guión magnifico y nunca antes visto en esta clase de producciones, unos personajes acertadísimos que lo hacen muy bien...esa música que se te clava de un modo hipnóticamente agradable.(MAGISTRAL ANGELO BADALAMENTI) y la de cosas que ha marcado en la historia del cine o del audiovisual...todavía hoy en día ves cosas por ahí sacadas de esta maravillosa serie... Si estas cansado de las series convencionales y estereotípicas, es hora de que veas esta obra de arte.


CLICK AQUI PARA VER EL EPISODIO PILOTO



5 comentarios:

Xavier Vidal said...

Valoro tu elección, sobre todo teniendo en cuenta que no eres un apasionado de la pequeña pantalla. Ahora quedaré mal: tengo toda la serie en mi pc pero nunca he encontrado un hueco para verla. Juro que la veré este año. Mi profesora de lingüística también piensa que esta es la serie de las series. Yo, más contemporaneo, pienso que la mejor es Perdidos.

Saludos José (siento el 6 de Bashir... me esperaba más). Y mañana: mi crítica de LA TETA ASUSTADA. Chau!

Anonymous said...

Prometo verla esta misma noche, luce muy interesante, ya te avisare su me gusto o no.

Benjamin said...

Me ha encantado, sabes donde puedo sonseguir la serie completa... ya quiero saber quien mato a Laura

Gfumo said...

Si el resto de la serie es asi, me has convencido. Es realmente impresionante el talento de Lynch.... donde veo o descargo el resto de los capitulos?

Kinezoe said...

Desde el momento en que la vi, mi serie favorita de todos los tiempos. El resto aquí:

http://www.filmaffinity.com/es/userlist.php?user_id=694547&list_id=102

Hipnótica, inquietante, adictiva, con unos personajes muy curiosos, una banda sonora que contribuye a crear la atmósfera perfecta, unos toques de humor muy carcterísticos... Cuando empiezas a verla no puedes parar de hacerlo. Te atrapa. Entrañable. Cosas así ya no se hacen.

PD: No sé si por precipitado, pero la verdad es que el final de la serie me decepcionó un poco. Aun así, estamos ante un producto absolutamente recomendable. Es algo muy distinto a todo lo que hayáis podido ver antes. Una de esas series que apetece ver en casa, tranquilito, bien entrada la noche y con un buen café a mano. Por cierto, el café, otro elemento muy característico de la serie...

Un saludo, José Barriga. Y enhorabuena por el blog! Me ha hecho mucha ilusión descubrirte con una entrada tan afín a mí ;)