Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

Thursday, September 25, 2008

DOGMA 95

Share

Hace algunos meses pensé en realizar esta entrada pero los preparativos del festival Directed By me lo impidió, y se trata de las películas que he visto y que me han fascinado y sorprendido, dichas películas siguen una tendencia o se le pude llamar régimen la DOGMA 95. En 1995 Lars Von Trier y un grupo de directores entre ellos Thomas Vinterberg y Soren Kragh-Jacobsen dieron a conocer un documento en el que planteaban la necesidad de modificar la forma de realizar el relato cinematográfico. Ese documento resultó ser el impulso inicial de un movimiento llamado Dogma 95 (Dogme 95). Los directores en cuestión se comprometían a tratar sus películas respetando una serie de normas estrictas a partir de las cuales buscaban encontrar la verdad profunda


DOGMA 95 se levanta contra el cine de ilusión, presenta una serie de reglas indiscutibles conocidas como el voto de castidad el cual estipula y exige lo siguiente:

* El rodaje debe realizarse en exteriores. Accesorios y decorados no pueden ser introducidos (si un accesorio en concreto es necesario para la historia, será preciso elegir uno de los exteriores en los que se encuentre este accesorio).

* El sonido no debe ser producido separado de las imágenes y viceversa. (No se puede utilizar música, salvo si está presente en la escena en la que se rueda).

* La cámara debe sostenerse en la mano. Cualquier movimiento -o inmovilidad- conseguido con la mano están autorizados.

* La película tiene que ser en color. La iluminación especial no es aceptada. (Si hay poca luz, la escena debe ser cortada, o bien se puede montar sólo una luz sobre la cámara).

* Los trucajes y filtros están prohibidos.

* La película no debe contener ninguna acción superficial. (Muertos, armas, etc., en ningún caso).

* Los cambios temporales y geográficos están prohibidos. (Es decir, que la película sucede aquí y ahora).

* Las películas de género no son válidas.

* El formato de la película debe ser en 35 mm.

* El director no debe aparecer en los créditos.


Las películas Dogma, se caracterizan por lucir un certificado que otorga la autenticidad del proyecto y de un número de matrícula. Este certificado lo expide un comité de jueces que valoran la película y se ciernen que cumple con el voto de castidad. Películas como “El proyecto de la bruja de Blair” de Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, fueron rechazadas por no cumplir el voto número 8, ya que en este caso se trataba de una película de terror.


Dentro de las películas que he visionado y se encuentran dentro de la Dogma 95 son:


La celebración (Festen) de Thomas Vinterberg 1998.(Película que mi blog recomienda esta semana) es la primera película que se rige bajo la Dogma 95 cuenta la historia de los Klingenfeldt una familia de la actual alta burguesía danesa, que se disponen a la celebración del sesenta cumpleaños del patriarca, pero todo saldrá mal gracias a un hijo que planea contarlo todo, creo que es un verdadera Obra Maestra, dejando a un lado los detalles que prohíbe la dogma, se obliga a construir un buen argumento, realizar excelentes actuaciones y construir una magnita producción, Vinterberg nos invita a conocer al ser humano desprovisto de falsos adornos morales. Unos diálogos que se confunden con la improvisación. Para los más reflexivos esta película será como una piedra en el zapato, un lujo para los estudiosos de la mente y del comportamiento humano. Tiene un mejor resultado que Los Idiotas de Lars Von Trier.




Los idiotas de Lars von Trier 1998. En los idiotas, provocadora desde su título, es una mirada crítica sobre una sociedad burguesa, un estado de falso bienestar imposibilitado para la verdadera felicidad. Redonda y original obra, con un mensaje de fondo que no se intenta meter en tu cabeza con calzador sino que se desliza suavemente en tu conciencia demostrando la maestría de este polémico creador.





Julián Donkey-Boy de Harmony Korine (guionista de la polemica Kids) . La corriente Dogma también ha cruzado el Atlántico. Es la primera película con certificado en la cinematografía estadounidense. Si se mezcla la esquizofrenia, -entendida como grupo de trastornos de curso crónico con deterioro cognitivo progresivo caracterizados por un deterioro significativo del funcionamiento con alteración del pensamiento, el afecto y la conducta- y el Dogma, o movimiento de supuesta regeneración del cine que se está llevando a cabo desde Dinamarca, el resultado es Julien Donkey-Boy, segunda película del díscolo Harmony Korine, y la primera que realiza con postulados dogma a instancias de papá Trier.


DOGMA 95 supone una buena oportunidad de disfrutar otro concepto del cine. Simplemente es una alternativa, una opción más. Pero en ocasiones la austeridad que propone DOGMA 95 es excesiva. Prohíben la utilización de ciertos medios que son necesarios para la producción. Existe una contradicción entre el VOTO DE CASTIDAD y las películas DOGMA, basta ver las CONFESIONES de los directores para darse cuenta de que algunas normas son muy estrictas e imposibles de cumplir. Hay reglas ridículas, pero existen otras estimulantes para la imaginación, como el hecho de que los actores y las actrices estén todo el tiempo en escena sin saber cuándo y desde dónde se les graba. Esto supone un gran reto para la interpretación, porque mantiene al actor en una constante de trabajo interpretativo, lo cual es gratificante y desarrolla el personaje con la máxima credibilidad.

3 comentarios:

Xavier Vidal said...

Felicidades por tu texto, muy interesante. Hace poco traté en mi blogg la peli de Mifune, una obra dogma a destacar. Me ancanta Von Trier y amo Festen. Mi trabajo de final de instituto lo hice sobre Von Trier y el dogma, con eso lo digo todo...jj. Saludos

Cynthia said...

Los idiotas hace completamente honor a su nombre, no se si Lars Von Trier sufre de un gran ingenio o carece de originalidad, es todo un misterios, aunque Festen logra como dices un mejor resultado no me gusta mucho las reglas de la Dogma, aunque su fin esta bien justificado.

Alvaro said...

Muy buen artículo José, a mí me gustan algunas películas de Lars von Trier, aunque con el tiempo fue abandonando las reglas del dogma...Pero personalmente creo que su mejor obra es "El Reino", la cual irónicamente tiene mucho de artificio y rarezas