Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

Tuesday, March 22, 2011

, , , , ,

Critica THE RITE

Share
Titulo: The Rite / El Rito
Director: Mikael Hafström
País: Estados Unidos
Genero: Terror
Guión: Michael Petroni (Basado en la novela de Matt Baglio)
Fotografía: Ben Davis
Música: Alex Heffes
Reparto: Anthony Hopkins, Alice Braga, Toby Jones, Ciaran Hinds, Colin O’Donoghue
Sinopsis: Michael Kovak es un decepcionado seminarista norteamericano que decide asistir a un curso de exorcismos en el Vaticano, lo que hará que su fe se tambalee y tenga que enfrentarse a terribles fuerzas demoníacas. En Roma conocerá al padre Lucas, un sacerdote poco ortodoxo que le enseñara el lado oscuro de la fe. 




Entre agnósticos derrocados y demonios lánguidos.

El cine de terror ha venido calando significativamente en el publico durante las ultimas dos décadas. Esta fusión de asombro, adulación, miedo y excitación por lo sobrenatural y demoniaco, parece ser la formula perfecta para captar un gran numero de espectadores en las salas de cine. Hoy en día, este género posee la mayor segmentación de público en todo el séptimo arte. La mayoría de ellos adolescentes y curiosos que acuden a las salas en busca de profundas e inquietantes sensaciones. Por lo tanto, el cine de terror actualmente representa una gran fuente de entretenimiento en el público (fácil de ver y analizar) y uno de los tipos de cine mas rentables para productoras y realizadores.  Aunque han pasado muchos años desde que no se ve una verdadera obra maestra de este genero, la cartelera se ha visto inundada por múltiples subgéneros que han de venir a satisfacer el morbo de un público que se regocija por lo desconocido. El género de “exorcismos” (expulsión del ente demoniaco, del cuerpo portador del mismo en virtud de orden o grado menor eclesiástico) es uno de los más conocidos hoy en día, su tratamiento resulta en cierta parte creíble (gracias a la implantación cultural de casi toda dogma religiosa); su apogeo remite hacia un clímax de verosimilitud en gran medida y sus argumentos aunque pecan de repetitivos dan cabida a la explotación de subtramas que enriquecen la propuesta. Hasta ahora todas las películas de este subgénero se mueven bajo la estela inspiradora de “The Exorcist” (1973) y “The Rite” no es la excepción. Con la carencia de subtramas en el argumento, y la ausencia de un punto de inflexión de la obra apadrinadora del subgénero, es imposible no realizar comparación alguna entre la obra maestra de William Friedkin y la película de Mikael Hafström.

La perturbación sensitiva y el asombro característico de “The Exorcist”, queda, al menos en esta ocasión, relegada por un toque de piedad tras una fuerte manipulación religiosa que se observa en la película. “The Rite”, que promete hablarnos de exorcismos y demonios, termina realizando un torpe y oscuro señalamiento hacia la falta de creencia en lo divino, semejante a un acto benéfico con fines políticos, “The Rite” representa una dura encrucijada hacia los agnósticos, ateos y hasta politeístas.  Siendo un filme de entretenimiento que desvía su tonalidad hacia la tiranía del señalamiento religioso, no es de extrañar que la película resulte sosa y aburrida, en los puntos claves en que debería sorprender e impresionar. Aunque la película es vendida como un largometraje contemporáneo y moderno sobre exorcismo, comete el imperdonable pecado de copiar todos los estereotipos de este subgénero: el típico sacerdote excéntrico (Hopkins) que apadrina al aprendiz dudoso con fines de neófito, realizan exorcismos (aunque en la película solo importa uno) sobre suelo romano (un vaticano sumergido en la tecnología, no es sinónimo de novedad y mucho menos de modernidad) y entre actos de suspensos sólo se habla del ateismo y la duda por la existencia suprema de la divinidad; para finalmente presenciar un giro altamente predecible, y ver como la religión nuevamente gana la batalla al demonio y a la autonomía e individualidad del hombre.

Con aires de ecuménica, “The Rite” no sólo falla como película de exorcismos, sino que también se aleja del estudio de psiquismo religioso el cual plantea, tal cual interpretación mediocre platónica sobre la presencia inmaterial del demonio cómo suposición que contrarresta a la existencia de la divinidad absoluta, viene siendo una idea tan torpe como escabrosa si se le analiza desde raíces filosóficas. Y si hablamos desde el ángulo cinematográfico, “The Rite” vuelve a reprobar gracias a su desapacible sentido de la oscuridad, y su desinterés por impresionar visualmente. Su singular diseño de producción, y su mediocre fotografía (por no hablar nuevamente de su torpe argumento) producen que toda la atención y expectativas, recaigan sobre el interesante actor Anthony Hopkins, quien paulatinamente toma las riendas actorales de la película, y nos ofrece un trabajo meramente aceptable y para nada entrañable.

En el cierre de la película, se aprecia al aprendiz (antes no creyente) convertido en sacerdote, su elección ¿personal? ha dejado atrás la posibilidad del amor carnal, reprimiendo sus instintos básicos y sobretodo, creyendo en la existencia de Dios y Satanás. Ese final es la prueba suprema de lo torpe  que resulta esta película sobre exorcismos, que no impresiona ni aterroriza, que posee numerosas trampas argumentales (la mayoría de ellas representantes de los huecos y fallas de la obra literaria) y que finalmente tambalea entre la duda, el miedo y la estupidez.   “The Rite” juega a ser una película de terror, y termina siendo un sermón religioso en contra de su mayor némesis, la inteligencia humana.

Una película dominguera para pasar el rato, pese al mal sabor de boca que produce.  Aunque ver “The Rite”, ha hecho que recuerde a su antitesis cinematográfica, una verdadera película sobre la duda y la dogma religiosa, la obra cumbre de Maurice Pialat, “Soous le Soleil de Satan” (Bajo el sol de Satán), la cual recomiendo fervorosamente.

Nota: 4.5/10
Lo Mejor: No resulta aburrida, gracias a los minutos en pantalla de Anthony Hopkins.
Lo Peor: que ni siquiera cumple su fin primario, estremecer y sorprender.


3 comentarios:

Elisaul said...

Escuche a un critico decir que las peliculas de exorcismo tratan de poner a un esceptico para que la audiencia no creyente se sienta identificada, pero como esto es basicamente un film religioso, el esceptico NUNCA tiene la razon.

Considero contradictorio que una pelicula trate de dar un mensaje religioso si es de terror. Me recuerda a la horrible "Jennifer's body" que, a parte de ser una muy mala, basicamente presentaba un mensaje en pro de la virginidad, a pesar de que Megan Fox era protagonista.

Muy buena reseña, por cierto.

daniel said...

Me llamó la atencion la incursion de Hopkins en este film, asi que estoy por verlo, y bueno ya sabré decirte qué tal me parece, aunque ire con menos ganas.
Un saludo.

Anonymous said...

Dudo mucho que la intensión final haya sido, en momento alguno, la de aterrorizar al espectador. Creo que es sin duda una emboscada típica en donde la mente y el o los miedos del espectador no tienen alternativa dentro del Universo de la trama. Si crees o no crees, da la misma: El diablo no te abandonará y listo !

Como siempre, Hopkins, hace su trabajo y sale bien librado. La película no está mal pero si le faltó sutileza al hacer la emboscada.

Saludos.