Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

Thursday, October 15, 2009

2009: EL SECRETO DE SUS OJOS (Juan José Campanella)

Share

El experimentado director argentino Juan José Campanella (El Mismo Amor, La Misma Lluvia, El Hijo de la Novia, Luna de Avellaneda) nos presenta su película más reciente. Basada en el libro “La Pregunta de sus Ojos” de Eduardo Saccheri, cuenta con la calidad de la interpretación de Ricardo Darín, Soledad Villamil, Pablo Rago, Javier Godino y con la participación especial de Guillermo Francella (por cierto de esta interpretación he escuchado maravillas).


Argumento

Benjamín Chaparro acaba de jubilarse después de trabajar toda una vida como empleado en un Juzgado Penal. Para ocupar su tiempo libre decide escribir una novela, basada en una historia real de la que ha sido testigo y protagonista. La novela que escribe es, en apariencia, la historia de un asesinato ocurrido en Buenos Aires en 1974, y de la investigación para hallar al culpable. Pero una vez abierta la puerta de ese pasado al propio Chaparro se le volverá imposible cerrarla. Primero, porque la turbulenta Argentina de entonces se cuela en la vida de los personajes, con su carga de violencia y de muerte. Y, sobre todo porque aunque Chaparro suponga que la historia que teje habla únicamente del pasado, su búsqueda ilumina de un modo descarnado su propia vida y su presente, y lo pone de frente con un dilema de amor que lo obsesiona desde hace demasiado tiempo. Reconstruir el pasado lo conducirá a bucear en sus propios sentimientos, sus propias conductas y decisiones. Y hallar la verdad terminará por convertirse no en un objetivo literario, sino en la llave que le permita abrir la puerta para vivir el resto de su vida.



Sobre EL SECRETO DE SUS OJOS

‘El Secreto de sus Ojos’ no es más que otro regalo de Juan José Campanella, un director que juega al cambio de registro y al apunte de géneros dispares con el objetivo preciso de construir siempre una película bien fundamentada, en este caso, la mejor película de intriga posible. Campanella juega en esta película a tejer un drama policíaco de primera magnitud, con unos personajes y una historia de peso, una gran carga dramática y emocional, y como indudable marca de la casa, un melancólico vistazo al pasado y a la memoria que se torna en una nostalgia que nunca resulta efectista, sino natural. Es ésta la mayor virtud de su autor, la de, pise el género que pise, transformar en propia cualquier historia que intente llevar a la pantalla. Su firma es apreciable y evidente en el excelente trabajo con los actores, pero sobre todo, en ese tono constante de nostalgia y melancolía recubierto de constantes pinceladas de humor, que inunda cada plano que compone la película y donde todo parece confabularse para potenciar ese estado emocional. Este film fue seleccionado por Argentina, para competir en la categoría de “Película Extranjera” en los premios de la Academia 2010. Desde su estreno nacional (13 de agosto), el film ha vendido aproximadamente dos millones de entradas en su país.



Entrevista a JUAN JOSÉ CAMPANELLA (Director)


La película tiene una estética muy bonita. ¿Cuál fue tu planteamiento para alcanzar este resultado?


Hay cosas que te va dictando el material, el guión. Luego también hay cosas que te vienen dictadas por la educación cinematográfica de uno. Y luego también te influye la realidad con la que encuentras cuando te pones a trabajar. En cuanto a la educación cinematográfica, mi amor por el cine se despertó durante mi adolescencia, en los años setenta. Y El secreto de sus ojos creo que está muy metida en la estética de los setenta, en los thrillers de esa época. Por ejemplo, El último testigo de Alan J. Pakula con Warren Beatty, que tiene una cinematografía basada en tomas más largas un poco estilo Gordon Willis. También sabía que era una película de grandes estructuras. Me gustaba la idea de jugar con los espacios. En las otras películas jugué más con los individuos y aquí me gustaba ver el hecho de hombrecitos en medio de lugares gigantescos. Caminando un día por la calle de repente empecé a vernos a todos nosotros como hormigas, y por eso quería jugar también con los grandes espacios: tribunales, estadios de fútbol, etc. También me pareció muy apropiado y me gustaba para la película los encuadres de composición negativa. No están compuestos según la proporción aurea aristotélica. Quería ponernos a nosotros como espectadores, como si fuéramos un disco que está escondido en una habitación y trata de ver.


Resultan muy interesantes los planos que hay tomados a través de cristales de gafas.


Esto surgió en rodaje. Por ejemplo, el actor que hace de Sandoval necesita aumento en sus lentes, pero normalmente las gafas que se usan en rodaje no están graduadas. Pero las gafas hacen un leve cambio en el tamaño de los ojos, y por esto fue por lo que le pusimos aumento real. Además uno mira distinto cuando lleva gafas. La posición de cuerpo y cabeza se condiciona al uso de las gafas. Así que tener a los actores con aumento los forzaba a estar más metidos en la cosa. Mientras rodábamos nos empezamos a dar cuenta de que en el contraplano cuando mirábamos a los personajes se achicaban los ojos. Eso me gustó.


La película habla sobre la necesidad de recordar.


Yo estoy a punto de cumplir 50 años -aunque aparente 30 (risas)- y son momentos en los que uno empieza a pensar qué pasó en su vida. Las decisiones que tomó, el impacto que tuvieron. Comienzas a hacer resumen y a sacar conclusiones. A mí el tema de la memoria me interesa mucho, ya estaba en El mismo amor, la misma lluvia, en Vientos de agua también. De la novela hubo una imagen que me volvía una y otra vez y que era la de un viejo comiendo solo en un restaurante. Darín lo dice en la película: "Me vi comiendo solo y no me gusté". No hay nada que me de más tristeza que un viejo comiendo solo en un restaurante. Siempre me quedo mirándolos cuando encuentro a alguno. No tanto las mujeres, porque cuando vosotras os quedáis solas empezáis como a celebrar la vida (risas). Pero los hombres se vienen abajo cuando se quedan viudos o solos.


Pero según muestra la película, con la memoria también hay que tener cuidado. ¿Se puede llegar a una situación enfermiza?


Claro, la memoria hay que tomarla con sabiduría. De hecho el personaje de Darín cuando echa la vista atrás trata de corregir cosas mientras que otros se quedan trabados en el pasado como el marido -que a mí es un personaje que me fascina-. Él es consciente de que está en una cárcel, por eso le dice a Darín "váyase usted que puede. No piense más porque le van a quedar muchos pasados y ningún presente". Es un tipo que es consciente de lo que le pasa y que a la vez es prisionero de lo que le pasa.


Y es que a pesar de que la historia es trágica, el humor tiene un papel fundamental.


Por supuesto. Pero tengo que decirte que surge naturalmente. No hay vuelta que dar. Trato de escribir una escena o una película totalmente en serio y me acaba saliendo el humor. Pero es que eso es algo que forma también parte de nuestra vida. Especialmente en el caso de personas que trabajan a diario con tragedias en un hospital o en un juzgado de lo criminal.


¿Hay muchos planos cortos que permiten que los ojos "hablen"?


Sí. Hay muchos planos de ojos solos. Hay escenas donde escondo todo lo demás con los hombros o con las lámparas porque realmente el tema de los ojos está ya desde el título. Rara vez en la película alguien está diciendo lo que siente, así que los ojos son el leitmotiv. Por un lado, es una película con los planos más grandes que he hecho en mi vida, pero también tiene esos que son tan pequeños, tan cercanos. Y luego aquí también hay que hablar de los actores. Hay un punto en el que no se puede dirigir. En el ensayo se habla mucho. Los actores tienen que tener muy claro qué es lo que está pensando el personaje. Si el actor se pone a pensar en lo que está diciendo el otro para ver cuándo tiene que meter él su bocadillo, o cómo digo esta letra, o qué se yo, entonces no salen los ojos. Ya lo dice el cliché más viejo del mundo, los ojos son el espejo del alma. Tiene que estar inmerso absolutamente. Y la verdad es que ellos son grandes actores y además tienen grandes ojos y también por eso los elegí. Ricardo, Soledad, Pablo, Guillermo y Javier tienen ojos muy expresivos.




Criticas

"Un filme que combina a la perfección film noir, drama romántico, thriller, su acostumbrado humor y hasta el costado histórico, político y social." (Pablo O. Scholz: Diario Clarín)


"Estamos en el territorio del gran cine, del clasicismo, de un universo tan rico como complejo en el que todo tiene sentido, te envuelve, te sugiere, te implica y te conmueve." (Carlos Boyero: Diario El País)


"Hay películas que funcionan a la perfección: ésta es una. (...) hay tanta electricidad y calor en las relaciones de los personajes (...) y los momentos de fibra y de nervio son tantos y tan corpulentos que tapan alguna flaqueza o titubeo. (...) Puntuación: **** (sobre 5)." (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)



Trailer


9 comentarios:

Mariano Masci said...

Espero que cuando la veas te guste tanto como a mi. Sin duda una película para el recuerdo y para la reflexión acerca de cómo hablamos con el silencio, sin palabras. Una obra maestra... Saludos =)

mge said...

No es la gran obra maestra de la que todos hablan, pero sí es cierto que es una muy buena película y, probablemente, la mejor de la carrera del director.

Pablo Martinez said...

Dificil llamarla obra maestra, pero te puedo asegurar que la roza... da en el palo. Es excelente, conmovedora, cautivante, tensa, nostálgica y excelente otra vez.

Ojala la veas y te deleites como todos nosotros.


Saludos! Te espero para que comentes en mi blog!! Ya está el comentario sobre "Drag me to Hell"... mas vale tarde que nunca jeje...

Y no te olvides de votar en la encuesta para ayudarme a decidir el próximo Blockbuster ;)

Un abrazoo!!

PM

Pablo Martinez said...

Por cierto, mge, no será la gran obra maestra de la que todos hablan, para vos. Aclaremos eso ;)

Xavier Vidal said...

Estoy muy contento. Hoy mismo se ha estrenado la peli en mi pueblo!!!! Sabes: como voy a varios cines, hago la estrategia de ver aquello que se que solo durará unas pocas semanas, Y El secreto de sus ojos, al tener tanto éxito, he preferido dejarla para un poco más tarde. Espero no decepcionarme...

Saludos!

Xavier Vidal said...

Acabo de ver lo de Viva Pedro... otro motivo para alegrarme. Si hablas de Almodóvar, aquí me tendrás leyendolo todo, jj.

ElChapa said...

Me sumo a Mariano y a Mge...Un poco y un poco. Sí es la mejor película de Campanella y no es una obra maestra, no lo creo. Pero es importantísima, para nuestro país y espero lo sea para los otros.

Saludos Sospechosos!

Xavier Vidal said...

Ya la vi!!! Me reservo la crítica para unas semanas.

Reitero: espero tus notas para el cineranking, José!

Tìa Antonia said...

El personaje de Darín se llama Benjamín Espósito (o Sposito) no Chaparro (?)

La peli es buena, un poco larga, sobre todo en el desenlace;algunas réplicas suenan como muy preparadas (pero esto es típico de Campanella); muy buena fotografía (revisar la escena del estadio con su falso único plano (creíble) y la persecución, actuaciones destacables Villamil y Francella (aunque mantiene algunos gestos "a lo Francella")... lo esperable.

¿Cómo le irá en la selección del Oscar?